Cirugía en la EPOC: cuándo es necesaria y qué esperar

Cirugía en la EPOC
Picture of Sergio Sánchez

Sergio Sánchez

Autor en terapiarespiratoria.es

La cirugía en la EPOC generalmente se reserva para casos más avanzados y graves de la enfermedad. Se puede considerar la cirugía cuando:

1. Dificultad para respirar

Si los síntomas de falta de aire y dificultad para respirar no mejoran con los tratamientos convencionales, como inhaladores y medicamentos, la cirugía puede ser una opción para mejorar la función pulmonar y la calidad de vida. La cirugía puede ayudar a despejar las vías respiratorias y reducir la obstrucción, lo que facilita la respiración y reduce la sensación de falta de aire.

2. Enfisema grave

El enfisema es una de las principales condiciones que componen la EPOC. Cuando el enfisema es severo y afecta una gran parte del tejido pulmonar, la cirugía puede ser una opción para reducir el tamaño de los pulmones y mejorar la función respiratoria. Uno de los procedimientos más comunes para tratar el enfisema es la reducción de volumen pulmonar, en la cual se extirpa una parte del tejido pulmonar dañado y agrandado, permitiendo que el pulmón restante funcione de manera más eficiente.

3. Exacerbaciones frecuentes

Si el paciente experimenta exacerbaciones frecuentes de la EPOC, que son episodios agudos de empeoramiento de los síntomas, la cirugía puede ser considerada como una medida para prevenir futuras exacerbaciones y mejorar la calidad de vida. La cirugía puede ayudar a estabilizar la condición del paciente y reducir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones.

4. Bajo nivel de oxígeno en sangre

Cuando los niveles de oxígeno en sangre son bajos y no mejoran con el uso de suplementos de oxígeno, la cirugía puede ser una opción para mejorar la oxigenación del cuerpo. El trasplante de pulmón es una opción para pacientes con EPOC grave y en etapas avanzadas, ya que puede mejorar la función pulmonar y prolongar la vida al proporcionar pulmones más sanos.

Tipos de cirugía para la EPOC

Existen varios procedimientos quirúrgicos que se utilizan para tratar la EPOC. Algunos de los más comunes incluyen:

1. Reducción de volumen pulmonar

En este procedimiento, se extirpa una parte del tejido pulmonar dañado y agrandado, lo que permite que el pulmón restante funcione de manera más eficiente y mejore la respiración. La reducción de volumen pulmonar es especialmente beneficiosa para pacientes con enfisema grave, ya que ayuda a descomprimir los pulmones y mejorar la capacidad respiratoria.

2. Trasplante de pulmón

Para pacientes con EPOC grave y en etapas avanzadas, un trasplante de pulmón puede ser una opción para mejorar la función pulmonar y prolongar la vida. Durante el trasplante, se reemplazan los pulmones dañados por pulmones de un donante sano, lo que proporciona una oportunidad para una nueva vida y una mejor calidad de vida.

3. Bullectomía

Esta cirugía implica la extirpación de grandes áreas de enfisema, conocidas como bullas, para reducir la presión en los pulmones y mejorar la función respiratoria. La bullectomía se realiza típicamente cuando las bullas son lo suficientemente grandes como para causar obstrucción y dificultar la respiración.

4. Cirugía de derivación pulmonar

En algunos casos, se puede realizar una cirugía de derivación para redirigir el flujo de aire a partes más saludables de los pulmones, lo que puede mejorar la función respiratoria. Esta cirugía se realiza cuando hay áreas específicas de los pulmones que están más afectadas por la EPOC y se puede mejorar la función respiratoria al redirigir el flujo de aire.

¿Qué esperar después de la cirugía?

La recuperación después de la cirugía en la EPOC puede variar según el tipo de procedimiento realizado y la condición del paciente. Es común que los pacientes experimenten dolor y malestar después de la cirugía, pero estos síntomas generalmente pueden ser controlados con medicamentos recetados por el médico. La duración de la hospitalización y la recuperación varía según el procedimiento, pero en general, los pacientes pueden esperar pasar varios días en el hospital después de la cirugía.

Durante el proceso de recuperación, los pacientes pueden recibir fisioterapia pulmonar para mejorar la función pulmonar y la capacidad de respirar de manera más eficiente. La fisioterapia pulmonar puede incluir ejercicios de respiración y técnicas de tos para ayudar a despejar las vías respiratorias y mejorar la función pulmonar.

Es importante seguir las instrucciones del equipo médico y realizar el seguimiento necesario después de la cirugía para asegurarse de que la recuperación sea adecuada. Los pacientes también pueden requerir terapias de rehabilitación pulmonar a largo plazo para mantener y mejorar la función pulmonar.

Conclusión

La cirugía en la EPOC es una opción a considerar en casos más avanzados y graves de la enfermedad cuando otros tratamientos no son suficientes para controlar los síntomas y mejorar la función pulmonar. Es importante discutir todas las opciones de tratamiento con el equipo médico y tomar una decisión informada sobre la mejor opción para cada paciente. La cirugía puede ser una herramienta valiosa para mejorar la calidad de vida y la función respiratoria en pacientes con EPOC avanzada.

Fuentes:

  1. Mayo Clinic – COPD
  2. American Lung Association – COPD

Artículos relacionados

Picture of Sergio Sánchez

Sergio Sánchez

Redacto contenidos informativos desde hace más de 5 años para empresas referentes en el sector de las terapias respiratorias como Neumotec o IntusCPAP.

¿Quieres recibir novedades sobre este tema?

Únete a nuestra comunidad y entérate de todo lo relacionado con las terapias respiratorias.

Recibe noticias todas las semanas sobre terapias respiratorias.

¡No te arrepentirás!