Tengo sensación de ahogo: 8 posibles causas en 2023

sensacion de ahogo
Sergio Sánchez

Sergio Sánchez

Autor en terapiarespiratoria.es

La sensación de ahogo, una experiencia aterradora y desafiante, puede surgir de una variedad de condiciones y situaciones. Esta guía te proporcionará información detallada sobre la sensación de ahogo, sus causas posibles, cómo tratarla y cuándo es esencial buscar asistencia médica. La sensación de ahogo es un síntoma común en muchas afecciones, desde condiciones respiratorias hasta trastornos de ansiedad. La identificación de la causa es el primer paso crucial para controlarla eficazmente y evitar posibles complicaciones.

¿Qué es la sensación de ahogo?

La sensación de ahogo, también conocida como disnea, es una dificultad para respirar o una sensación de falta de aire. Puede ser aguda, ocurriendo repentinamente, o crónica, persistiendo durante semanas o meses. Se puede experimentar de varias maneras, incluyendo sensación de opresión en el pecho, incapacidad para inhalar suficiente aire, o sensación de asfixia. Aunque la sensación de ahogo puede ser angustiante, es importante recordar que es un síntoma y no una enfermedad en sí misma. Es una respuesta natural del cuerpo a una variedad de condiciones, que pueden ser tan simples como el sobre esfuerzo físico o tan serias como enfermedades del corazón.

Causas comunes de la sensación de ahogo

Ansiedad

Los trastornos de ansiedad pueden provocar una serie de síntomas físicos, entre ellos la sensación de ahogo. Durante un episodio de ansiedad, la respiración puede volverse rápida y superficial, lo que puede dar lugar a una sensación de falta de aire o de asfixia. Esto puede ser particularmente notable durante los ataques de pánico, donde la sensación de ahogo puede ser tan intensa que la persona puede sentir que está sufriendo un ataque cardíaco. Sin embargo, es importante recordar que, aunque la sensación puede ser muy real y aterradora, no es peligrosa y desaparecerá una vez que el episodio de ansiedad disminuya.

Enfermedades respiratorias

Afecciones como el asma y la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) pueden dificultar la respiración y provocar una sensación de ahogo. El asma causa inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias, mientras que la EPOC, que incluye enfermedades como la bronquitis crónica y el enfisema, daña los pulmones y reduce su capacidad para intercambiar gases. En estos casos, la sensación de ahogo puede ser un síntoma crónico que se maneja con medicación y terapias de control.

Neumotórax

El neumotórax es una afección en la que el aire se escapa de los pulmones y se acumula en la cavidad pleural, el espacio entre los pulmones y la pared torácica. Un neumotórax puede causar dolor de pecho y una sensación de ahogo. La gravedad de estos síntomas depende del tamaño del neumotórax. Un neumotórax pequeño puede resolver por sí solo, mientras que uno grande puede requerir la intervención médica para eliminar el aire atrapado.

Obesidad

El exceso de peso puede ejercer presión sobre los pulmones y las vías respiratorias, dificultando la respiración y causando sensación de ahogo. La obesidad también puede contribuir a problemas de salud como la apnea del sueño, una afección en la que la persona deja de respirar brevemente mientras duerme, lo que puede causar sensaciones de ahogo. La pérdida de peso puede aliviar estos síntomas en muchas personas.

Aviso de una enfermedad grave

A veces, la sensación de ahogo puede ser un síntoma de una afección médica grave, como insuficiencia cardíaca o cáncer de pulmón. En estos casos, es probable que la sensación de ahogo venga acompañada de otros síntomas, como fatiga extrema, hinchazón en las extremidades, o pérdida de peso inexplicada. Si experimentas sensación de ahogo junto con estos síntomas, debes buscar atención médica inmediatamente.

Edema Pulmonar

El edema pulmonar ocurre cuando los pulmones se llenan de líquido, generalmente debido a problemas cardíacos, aunque también puede ser causado por infecciones, exposición a ciertos toxinas, medicamentos y estar a altitudes elevadas. El líquido en los pulmones interrumpe el proceso normal de respiración, causando sensación de ahogo y dificultad para respirar.

Alergias

Las reacciones alérgicas pueden causar inflamación en las vías respiratorias y los pulmones, lo que puede resultar en una sensación de ahogo. Este es a menudo el caso en las personas que son alérgicas a ciertos alimentos, picaduras de insectos, medicamentos o que tienen alergias estacionales o asma inducida por alergias.

Costocondritis

La costocondritis es una inflamación del cartílago que une las costillas al esternón, lo que puede provocar dolor y dificultad para respirar, incluyendo una sensación de ahogo. Aunque la costocondritis es generalmente inofensiva, puede ser alarmante, ya que los síntomas a menudo imitan los de un ataque al corazón.

Cuándo buscar ayuda médica

La sensación de ahogo puede ser angustiante, pero no siempre es una señal de una condición grave. Sin embargo, hay ciertos casos en los que la sensación de ahogo debe ser tratada como una emergencia médica. Debes buscar ayuda médica inmediata si la sensación de ahogo es severa, de inicio repentino, o está acompañada de otros síntomas graves como dolor en el pecho, confusión, o coloración azulada de los labios o el rostro. Además, si la sensación de ahogo es persistente, interfiere con tus actividades diarias, o está empeorando con el tiempo, debes buscar asesoramiento médico. La detección temprana y el tratamiento de las condiciones subyacentes pueden mejorar significativamente el pronóstico y la calidad de vida.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la causa de la sensación de ahogo generalmente comienza con una historia clínica y un examen físico. Tu médico puede hacer preguntas sobre la duración y severidad de tus síntomas, cualquier desencadenante identificado, y cualquier otra condición médica que puedas tener. Las pruebas pueden incluir análisis de sangre, radiografías de tórax, espirometría para medir la capacidad pulmonar, y en algunos casos, un electrocardiograma (ECG) o una ecocardiografía para evaluar la función cardíaca. El tratamiento depende de la causa subyacente y puede incluir medicamentos, cambios en el estilo de vida, fisioterapia, y en algunos casos, cirugía.

Manejo de la sensación de ahogo en casa

Aunque es esencial buscar ayuda médica para una sensación de ahogo persistente o severa, hay estrategias que puedes utilizar para manejarla en casa. Las técnicas de respiración, como la respiración profunda y controlada y la respiración con los labios fruncidos, pueden ayudarte a controlar la sensación de ahogo. Evitar los desencadenantes, como los alérgenos si tienes asma, también puede ser útil. Recuerda, estas estrategias son complementarias al tratamiento médico, no sustitutas de él.

Conclusión

En resumen, la sensación de ahogo es un problema común con muchas posibles causas. Aunque puede ser angustiante, con el diagnóstico y tratamiento adecuados, puede ser manejada eficazmente. Si experimentas sensación de ahogo, es importante que busques asesoramiento médico para identificar y tratar cualquier condición subyacente.

Fuentes y Referencias

Este artículo tiene fines informativos y educativos. No es un sustituto del consejo médico profesional, diagnóstico o tratamiento. Siempre busque el consejo de su médico u otro proveedor de atención médica calificado con cualquier pregunta que pueda tener respecto a una condición médica. Nunca ignore los consejos médicos profesionales ni se retrase en buscarlo debido a algo que haya leído en este sitio web.

Artículos relacionados

Sergio Sánchez

Sergio Sánchez

Redacto contenidos informativos desde hace más de 5 años para empresas referentes en el sector de las terapias respiratorias como Neumotec o IntusCPAP.

¿Quieres recibir novedades sobre este tema?

Únete a nuestra comunidad y entérate de todo lo relacionado con las terapias respiratorias.

Recibe noticias todas las semanas sobre terapias respiratorias.

¡No te arrepentirás!